El gobierno alemán de la canciller federal, Angela Merkel, tiene intención de reducir las aportaciones obligatorias a las pensiones a partir del año próximo, revela hoy el rotativo "Bild".

Según fuentes gubernamentales citadas por el diario, las aportaciones a las pensiones podrían reducirse en un 0,3 % hasta un 19,6 % de los salarios, gracias a la recuperación económica del país.

Añade que no se descarta incluso una rebaja hasta el 19,5 % a partir del 1 de enero de 2012, cuando hasta ahora se hablaba de una reducción máxima hasta el 19,8 %.

El gobierno alemán no decidirá, sin embargo, definitivamente al respecto hasta noviembre próximo, cuando se conozcan los cálculos sobre las previsiones de ingresos impositivos.

"Bild" subraya finalmente que los cálculos actuales prevén que las cajas de pensiones registren hasta finales de 2012 unos ingresos suplementarios de hasta 3.000 millones de euros debido al importante incremento del empleo y la baja del paro.