Una treintena niños y cuatro profesores de una escuela y guardería de la localidad de Muar, en el estado malasio de Johore, han sido secuestrados por un hombre armado con un machete y un martillo, han informado los medios locales.

La Policía, que negocia con el secuestrador, ha indicado que éste amenaza con matar a los niños y ha exigido que se le entregue un arma de fuego.

Los rehenes se encuentran retenidos en la segunda planta de un edificio al que el secuestrador malasio entró sobre las 10.00 hora local (02.00 GMT).

Efectivos de la brigada especial se han apostado en las inmediaciones del inmueble situado en el distrito de Abong, mientras otros agentes acordonaron la zona y las calles de acceso a medida que las gente acudía a ver lo que ocurría.

Hasta el lugar se han desplazado dos ambulancias y un psiquiatra que ha mantenido una breve conversación con el secuestrador.

"Ahora dice que tiene hambre y ha pedido alimentos", señaló el psiquiatra Lau Keen Lee al diario malasio "The Star" sin precisar más detalles de la conversación que mantuvo.

Varias decenas de familiares de los chiquillos se encuentran cerca del edificio.

La Policía, que mantiene negociaciones con el secuestrador para conseguir un desenlace sin víctimas, ha desmentido que hubiera muerto ninguno de los niños, como han divulgado algunos medios malasios.