El relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Olivier De Schutter, se opuso hoy al resultado de una investigación del organismo que reconoce la "legalidad" de la intervención de Israel contra la Flotilla de la Libertad, que llevaba ayuda humanitaria a Gaza en 2010.

De Schutter mostró su "firme oposición" a las conclusiones del informe encargado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que reconoce el derecho de las autoridades israelíes a atacar las embarcaciones que intentaron romper el bloqueo naval israelí a Gaza, según informó su portavoz en un escueto comunicado.

El relator belga considera que tanto ese bloqueo como la intervención de las tropas de elite israelíes contra la flotilla constituyen "una clara violación de las leyes internacionales y del derecho del hombre a la alimentación".

El portavoz de De Schutter señaló que el relator prepara en estos momentos una completa denuncia de las conclusiones de la investigación de la ONU, que consideró como "un hecho excepcional dentro del sistema de Naciones Unidas".

Asimismo dijo que hará pública su denuncia una vez que el informe salga a la luz, algo que se espera que ocurra este viernes.

El secretario general de la ONU pidió a tres expertos independientes un informe sobre los sucesos ocurridos en mayo de 2010 cuando un grupo de organizaciones no gubernamentales fletaron varios barcos para llevar asistencia humanitaria a Gaza y burlar el bloqueo de Israel a ese territorio palestino.

De Schutter señala a Ban como el máximo responsable del informe, ya que sus conclusiones han sido preparadas "por un equipo de expertos que el mismo secretario general ha formado".

En la "flotilla de la Libertad" del año pasado, nueve de sus activistas murieron cuando la embarcación turca en que viajaban fue abordada por militares israelíes, y después ambas partes se acusaron mutuamente de haber recurrido a la violencia.

Una veintena de ONG de diferentes países ha organizado una nueva expedición naval humanitaria hacia Gaza, pero tanto Naciones Unidas como el Cuarteto para Oriente Medio (ONU, UE, Rusia y EE.UU.) han pedido a los activistas que proporcionen esa asistencia humanitaria a través de los canales ya establecidos para evitar actos de violencia.

Ban envió a fines de mayo una carta a varios países mediterráneos en la que expresaba su preocupación porque esas expediciones humanitarias acaben en enfrentamientos violentos como ocurrió hace un año con la primera Flotilla de la Libertad.

En una reciente entrevista con Efe, el secretario general se mostró preocupado ante la llegada de la segunda Flotilla de la Libertad a aguas de Gaza y aseguró que hará "todo lo posible" para evitar que se repita el "trágico incidente" de hace un año.

"Espero sinceramente que no se produzca ningún incidente similar al de mayo de 2010. Estoy haciendo todo lo posible para evitarlo", indicó Ban, quien, sin embargo, insistió en que lo idóneo para hacer llegar ayuda humanitaria a Gaza es "usar las rutas terrestres existentes y no tratar de hacerlo por mar".