La policía malaya allanó el jueves un jardín de niños y abatió a tiros a un hombre armado con un machete que había tomado como rehenes a 30 infantes y a sus maestras durante 7 horas.

El agresor, que no fue identificado, fue hospitalizado en estado crítico con un balazo en la cabeza, dijo el agente Jalaluddin Abdul Rahman, subjefe de policía del estado meridional de Johor.

"Los 30 niños, cuyas edades oscilaban entre los 3 y los 5 años, y sus cuatro maestras se encuentran a salvo", dijo Rahman según la agencia noticiosa nacional Bernama. Otro agente de Johor confirmó los comentarios de Jalaluddin.

El agente, que no quiso ser identificado por no estar autorizado a hablar con la prensa, dijo que el hombre portaba un machete y un martillo cuando entró en el jardín de infantes, situado en una zona residencial de Johor, al comenzar la mañana.

El hombre, que al parecer sufre trastornos mentales, obligó a sus rehenes a concentrarse en el segundo piso del edificio de dos plantas. Durante las negociaciones con la policía, el hombre amenazó con matar a los niños a no ser que le proporcionaran un arma de fuego, según el agente.

Comandos especiales de la policía lograron finalmente entrar en el edificio y se dirigían al segundo piso cuando el hombre los atacó con sus armas y un extintor de incendios, dijo el agente.

La policía no tuvo otra alternativa que disparar, agregó. La fuerza pública intenta establecer su identidad.