Organizaciones populares de República Dominicana ratificaron hoy el llamado a huelga general para el lunes próximo en rechazo a la política económica del Gobierno, que condenó el respaldo al paro del principal partido opositor.

Los grupos convocantes del paro marcharon hoy hasta el Palacio Presidencial, como forma de "calentar" el ambiente para la realización de la huelga, mientras la cúpula empresarial del país rechaza su ejecución, al considerar que solo servirá para agravar la situación.

El Foro Social Alternativo, Juventud Caribe, Movimiento Chóferes de la Capital y la Federación de Trabajadores Dominicanos, entre otros grupos, expresaron al término de la marcha que no se reunirán con representantes oficiales para dialogar sobre el paro.

Las organizaciones reafirmaron su rechazo al reciente incremento de impuestos sancionado por el Congreso Nacional (bicameral), dominado por el oficialismo, que buscar recaudar más de 9.500 millones de pesos (unos 253 millones de dólares), para cubrir un déficit fiscal.

Las demandas incluyen, además, el incremento de los salarios para los servidores públicos, incluyendo militares y policías.

El Gobierno, por su parte, reconoció hoy el derecho de las organizaciones a convocar un paro general de actividades en el país, pero condenó el apoyo al movimiento ofrecido por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), principal formación opositora.

El vicepresidente dominicano, Rafael Alburquerque, opinó que si el PRD se siente ganador de las elecciones presidenciales del año próximo, no tiene sentido que exprese su apoyo a una huelga general.

Los empresarios, por su lado, rechazaron que el paro contribuya a mejorar las condiciones de vida de los dominicanos, sino que, por el contrario, contribuirá a agravar la situación económica y social.

La presidenta de la Asociación de Industrias de la República Dominicana, Ligia Bonetti, consideró que el diálogo es la vía expedita para resolver los problemas del país.

El paro general de actividades también fue rechazado por el superintendente de Bancos, Haivanjoe NG Cortiñas, al estimar que su realización causará pérdidas por 1.000 millones de pesos (unos 26,5 millones de dólares) a los sectores productivos de la nación caribeña.