La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) afirmó hoy que la demanda contra Ecuador interpuesta por el pueblo indígena Kichwa Sarayacu ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) busca proteger la identidad cultural y la forma de vida de estas comunidades.

La representante de la CIDH Luz Patricia Mejía dijo ante los jueces de la Corte, durante la audiencia celebrada hoy, que en este proceso están en juego los derechos a la identidad cultural, a la vida, a la integridad y a la consulta de los pueblos indígenas ecuatorianos y de América Latina en general.

"Es necesario identificar reglas más claras y concisas sobre el derecho a la consulta de los pueblos indígenas", afirmó Mejía al presentar un resumen de la demanda.

El caso se remonta a 1996, cuando el Gobierno ecuatoriano otorgó una concesión para exploración y explotación petrolera a la firma argentina Compañía General de Combustibles (CGC), en tierras del pueblo Sarayacu, sin consultar a esa comunidad ubicada en la Amazonía y donde viven unos 1.200 indígenas.

Además, la demanda indica que la empresa petrolera colocó en 2002, con protección del Ejército, cerca de 1,4 toneladas de explosivos en la selva como parte de los trabajos de exploración, que no se llegaron a concluir debido a la oposición de la comunidad.

Algunos de esos explosivos fueron detonados pero hasta la fecha la mayoría se mantiene enterrado en una zona de 20 kilómetros cuadrados, lo que supone un riesgo para los habitantes del pueblo, quienes ya no pueden cazar ni movilizarse por allí.

"El Estado no ha puesto límites a un tercero privado" y "ha garantizado la exploración petrolera sin consultar al pueblo Sarayacu", afirmó la representante de la CIDH.

En la audiencia, que terminará mañana, declararon hoy el líder espiritual de Sarayacu, Sabino Gualinga, y la líder femenina de la comunidad, Patricia Gualinga.

"Pedimos a la Corte que nos proteja para poder vivir en paz, que seamos consultados si quieren hacer proyectos de desarrollo y que si decimos que 'no', que respeten nuestra decisión", manifestó Gualinga.