Canadá puso fin formalmente el jueves a su misión de combate en Afganistán después de años de estar en la línea del frente contra el Talibán en el sur del país.

El retiro de 2.850 soldados canadienses se produce en momentos en que el Talibán sigue mostrando su resistencia, las conversaciones de paz están en pañales y el gobierno y el desarrollo siguen vacilantes.

Como recordatorio de los peligros persistentes, una bomba colocada a ras de camino mató a ocho policías afganos que viajaban en una patrulla en el distrito norteño de Fayz Abad. El jefe policial de la provincia de Jawzjan, Abdul Aziz Ghyrat, dijo que seis de los policías, entre ellos el comandante de la unidad, murieron instantáneamente y que los otros dos fallecieron más tarde en un hospital.

Aunque el norte de Afganistán había estado relativamente en calma, experimentó un aumento de violencia en los últimos dos años.

Canadá había sido el sexto mayor contribuyente de soldados, detrás de Estados Unidos y naciones europeas. Aunque 2.850 soldados vuelven a su país, otros 950 han empezado a llegar para ayudar a entrenar a las fuerzas de seguridad afganas.

Canadá transfirió su misión a Estados Unidos en la base aérea de Kandahar durante una ceremonia, en la que se observó un momento de silencio por los camaradas caídos. Desde el 2002, han muerto 157 canadienses en Afganistán.

El ministro de defensa canadiense Peter MacKay dijo a la AP en una entrevista telefónica que "aunque se han logrado progresos en estabilidad y seguridad, éstos son frágiles, y gran parte de la responsabilidad radica, por supuesto, en el gobierno de Afganistán".

MacKay agregó que el proceso de entrenamiento de las fuerzas afganas para que se hagan cargo de la seguridad en la nación estaba ya avanzado.

"Pero es el profesionalismo y su habilidad para asegurar algunas de estas regiones particularmente violentas, como Kandahar, lo que determinará si la seguridad se mantendrá", agregó. "Sin duda, el deseo (de que así sea) está en los afganos".

Con más de 90.000 soldados, Estados Unidos es el país con más efectivos en este país. El presidente estadounidense Barack Obama anunció el mes pasado que 33.000 soldados estadounidenses se retirarán para fines del próximo verano.

Gran Bretaña anunció que retirará 500 soldados para fines del 2012, lo que reducirá su contingente a 9.000. Alemania tiene 4.812 soldados; Francia, 3.935, e Italia, 3.880.