En medio de la lluvia y con una perfecta ejecución en la recta final, el noruego Edvald Boasson Hagen ganó el jueves la sexta etapa del Tour de Francia, en la que su compatriota Thor Hushovd se mantuvo al frente de la clasificación general.

Al pelotón de ciclistas le tocó el peor día para afrontar la distancia más larga de la actual edición larga: un recorrido de 226,5 kilómetros (141 millas) entre las localidades de Dinan y Liseaux en el noroccidente de Francia.

Bajo una fuerte lluvia y viento, Hagen reguló mejor los tiempos e impuso su fuerza en el sprint final, cuesta arriba, en el que superó al australiano Matthew Goss y al líder general Hushovd.

Su triunfo fue el primero en la historia de su equipo, el Sky.

"Yo soy el primer sorprendido", dijo Hagen. "Mucha gente me dice que soy un tipo talentoso, así que está bien demostrarlo con ganar una etapa".

Nada se modificó en la general. Hushovd lidera con un segundo de diferencia sobre el australiano Cadel Evans, mientras que el luxemburgués Frank Schleck está tercero, a cuatro segundos.

El tricampeón Alberto Contador se encuentra en el 34to lugar, a 1:42 atrás.

Hushovd y sus compañeros en el equipo Garmin-Cervelo empiezan a acusar el desgaste de defender la camiseta amarilla, lo cual involucra ir al frente del líder para evitarle percances.

"Llevo la amarilla y tengo que gastar mucha energía, así que estoy un poco cansado", dijo Hushovd. "Por eso es que me falto un poco hoy. Me siento bien, pero ha sido una semana dura y estresante.

Philippe Gilbert, el belga que ganó la primera etapa el sábado, dijo que "todos se quedaron sin aliento", y que Hagen "se devoró los últimos 150 metros, es imposible darle alcance cuando está así".

Hushovd se entusiasmó con el buen desempeño de los corredores nórdicos.

"No estamos mal. Ha sido un día muy bueno para Noruega", dijo Hushovd, quien ha llevado la casaca amarilla durante cinco días.

La etapa comenzó con una escapada en la que participaron cinco corredores, entre ellos el colombiano Leonardo Duque. Lograron sacar diez minutos hasta que finalmente fueron alcanzados por el pelotón.

Pese a las condiciones de lluvia, la etapa registró menos percances que los del día previo, en el que Contador y el británico Bradley Wiggins sufrieron caídades.

Fue otro día negativo para el equipo RadioShack, cuyo veterano estadounidense Levi Leipheimer se estrelló cerca de la meta y se rezagó en la pelea por el título.

Un día antes, el esloveno y figura del equipo Janez Brajkovic se retiró tras una fea caída en la que sufrió una conmoción cerebral y se fracturó la clavícula.

"Llevo siete Tours y nunca había llovido tanto en un día", comentó Evans. "Y tocó en el día más largo".

Contador, Evans y Andy Schleck, el trío que deberá dirimir el título en las etapas en los Alps y Pirineos, insinuaron cierto deseo de exigir sus destrezas como escaladores.

Pero los tres optaron por ser cautelosos.

"Ha sido peligroso, porque ha habido un momento en que prácticamente no se veía de cómo llovía, y al final, alguna piedra o algo ha entrado en el rodamiento de la rueda y he preferido cambiar de bici", declaró el español Contador.

La nueva baja en el pelotón correspondió al español Iván Velasco tras fracturarse la clavícula el día anterior. Quedan 194 corredores en competencia.

El Tour continuará el viernes con una séptima etapa que consistirá en un tramo de 218 kilómetros entre Le Mans y Chateauroux. Será el recorrido más llano y se prestará para los sprinters.