El Senado brasileño aprobó hoy una norma legislativa que permite la creación de un régimen diferenciado de licitación y contratación pública para las obras relacionadas con el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, con el objetivo de acelerar los proyectos.

La Cámara Alta del Parlamento brasileño dio luz verde a la medida, que ya había obtenido la aprobación de la Cámara de Diputados el pasado 28 de junio, por 46 votos a favor, procedentes de la base aliada al Gobierno brasileño, y 18 en contra.

La votación tuvo lugar tras cuatro horas de debate, en el que los senadores de la oposición denunciaron que el texto es inconstitucional, según la Agencia Senado.

El senador opositor Álvaro Dias dijo que la medida ha recibido las críticas del Ministerio Público Federal y de parte del Supremo Tribunal Federal.

"Además de su flagrante inconstitucionalidad, la propuesta abre puertas y ventanas para la corrupción desenfrenada", declaró Dias.

La medida, que está pendiente ahora de la sanción de la presidenta, Dilma Rousseff, prevé la creación de un régimen diferenciado para las obras que deben ser levantadas en Brasil con motivo de los grandes eventos deportivos de los que será sede y fue defendido con el argumento de que la medida abaratará costes y agilizará el proceso.

Según el Gobierno brasileño, incrementa además la competitividad de las compañías que concursan en las licitaciones.

En virtud de la letra del texto, el régimen solo debe ser aplicado para las obras del Mundial, los Juegos y la Copa Confederaciones, así como para infraestructuras aeroportuarias que se encuentren en un radio de hasta 350 kilómetros de una ciudad donde se celebren partidos.

Según la prensa brasileña, la medida permite a los ejecutivos federal, regional y municipal omitir la divulgación del presupuesto público antes de que se hagan efectivas las licitaciones de los eventos deportivos.

El Ejecutivo espera que al desconocerse el techo del valor final de la oferta evitará que las empresas pacten precios entre ellas a la hora de presentar sus proyectos.

La aprobación en el Senado de la medida coincide con la dimisión del titular de la cartera de Transportes, Alfredo Nascimento, después de que una publicación brasileña denunciara unas supuestas corruptelas con licitaciones de obras públicas convocadas por ese Ministerio.