El sector privado estadounidense creó en junio 157.000 empleos netos, una cifra superior a la esperada y que se atribuye al crecimiento del sector servicios, informó hoy Automatic Data Processing (ADP).

"El empleo en el sector servicios creció en 130.000 puestos durante junio, una cifra tres veces superior a la registrada en mayo y que marca que ya van 18 meses consecutivos de mejoras en el empleo", indicó la compañía ADP, que también señaló que revisó a la baja los empleos que el sector privado general generó en mayo, desde 38.000 a 36.000.

Los expertos de esa empresa indicaron también, mediante un comunicado de prensa, que en el sector de los bienes de producción se generaron 27.000 puestos de trabajo frente a la reducción en 10.000 de mayo.

En la manufactura, el empleo creció en 24.000 puestos, una cifra que se ha incrementado en siete de los últimos ocho meses, indicó la firma, que señaló que "estas cifras están por encima de la previsión efectuada y de las que se espera que el Departamento de Trabajo de a conocer el viernes".

"El crecimiento del empleo a este ritmo normalmente implica una tasa de desempleo constante, y quizás un modesto declive. Los datos de junio sugieren que la recuperación económica, que se desaceleró en la primavera, puede haber encontrado un nueva fuerza locomotora a principios del verano", agregaron los expertos de ADP.

Las empresas con más de 500 trabajadores ganaron 10.000 empleos, mientras que las de tamaño mediano (entre 50 y 500 trabajadores) generaron 59.000 nuevos puestos de trabajo y las pequeñas (menos de 50 empleados) generaron 88.000.

Según los datos de ADP, en junio se registró una pérdida de 4.000 empleos en el ya castigado sector de la construcción, que desde enero de 2007 ha perdido 2.124.000 trabajos, según ADP, que también apuntó hoy que en el sector financiero -otro de los más castigados por la crisis- se destruyeron 3.000 puestos el pasado mes.

La publicación de esos datos sigue a la difundida por la consultora Challenger, Gray & Christmas, que el miércoles informó de que las empresas estadounidenses hicieron en junio 41.432 despidos, el 11,6 % más que en el mes precedente.

La consultora apuntó, no obstante, que el ritmo de reducción de plantilla en la primera mitad de este año ha sido el más lento en once años.

Los empresarios de EE.UU. han anunciado un total de 245.806 despidos en los seis primeros meses de este año, el 17,4 % menos que en la primera mitad de 2010, lo que supone el número más bajo desde 2000, cuando se redujeron 223.421 puestos de trabajo entre enero y junio.