Tegucigalpa, 7 jul (FE).- El expresidente de Honduras Manuel Zelaya no espera "nada nuevo" ni tiene de antemano una "opinión favorable" del informe que la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) presentará hoy sobre su derrocamiento, ocu0rrido el 28 de junio de 2009.

"No espero nada nuevo, casi todo está dicho", declaró Zelaya a periodistas, poco antes de que la CVR presente su informe final.

"No tenemos ninguna opinión favorable en cuanto a los resultados de ese informe de la Comisión", adelantó el exgobernante, quien ha anunciado que brindará una rueda de prensa después de la presentación del informe.

Zelaya aclaró que, "sin embargo, se reconoce la integridad de las personas que la integran (la CVR), pero se han negado a conocer la opinión de las víctimas".

Durante varios meses la CVR intentó entrevistar a Zelaya para conocer su testimonio sobre los hechos ocurridos en relación con su derrocamiento, pero él siempre se negó, según dijo en distintas ocasiones a la prensa el coordinador de la Comisión, el exvicepresidente y excanciller de Guatemala Eduardo Stein.

Zelaya incluso pidió a quienes formaron parte de su Gobierno que no colaboraran con la CVR.

Los militares derrocaron a Zelaya cuando intentaba celebrar una consulta popular, declarada ilegal por varios órganos del Estado, para instalar una Asamblea Constituyente con la que supuestamente se quería abrir las puertas a la reelección presidencial.

La CVR fue instalada por el actual presidente hondureño, Porfirio Lobo, el 5 de mayo de 2010.