La ex candidata presidencial Marina Silva, quien sorprendió en las elecciones presidenciales de 2010 al alcanzar 20 millones de votos, anunció el jueves su salida del Partido Verde de Brasil.

Se trata de la segunda vez que la ex senadora y ex ministra del Medio Ambiente cambia de tiendas políticas, luego de que en 2009 abandonó el gobernante Partido de los Trabajadores (PT), el cual había ayudado a fundar en 1980, para afiliarse al Partido Verde, que lanzó su candidatura presidencial.

"Estamos renunciando a las estructuras partidarias. Lo que hicimos con el Partido Verde fue algo bueno pero ahora el Partido Verde no está atendiendo nuestra visión de la política", dijo Silva a periodistas tras un encuentro con centenares de simpatizantes en Sao Paulo.

No dio indicios de qué rumbo tomará ni si volverá a postularse a la presidencia en las elecciones de 2014.

En los comicios de 2010, Silva alcanzó 20% de la votación, muy por encima de las proyecciones de los analistas, y su presencia obligó a una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, la actual presidenta Dilma Rousseff y el aspirante opositor José Serra.

Su campaña electoral se basó en la propuesta de un modelo de economía sustentable y alcanzó tal fuerza entre los votantes que obligó a los dos candidatos mayoritarios a asumir compromisos ambientales.

La salida de Silva del Partido Verde se produce tras meses de lucha interna en la agrupación entre sus dirigentes tradicionales y miembros más cercanos a la ex candidata presidencial.