El marcador final mostraba un 0-0 entre las selecciones de Colombia y Argentina tras su partido del miércoles por la Copa América. El marcador personal entre Hernán Darío Gómez y Sergio Batista quedó 1-0 a favor del técnico colombiano.

El "Bolillo" Gómez se apuntó un resonante triunfo en el duelo táctico frente a su contraparte argentino, logrando neutralizar por completo las potentes armas ofensivas de la Albiceleste, empezando por el mejor futbolista del mundo Lionel Messi.

Pero Colombia no se limitó a asfixiar en defensa, sino que mantuvo una ordenada posesión del balón y fue prolija al ataque, generando numerosas ocasiones de gol que no se concretaron por la mala puntería en el toque final, o por las atajadas del portero argentino Sergio Romero.

Diplomático como pocos, Gómez rehusó ensalzar las virtudes de su estrategia o destacar las fallas de Argentina, que fueron muchas y de todos los colores.

"Lo que pasa es que a mí me gusta mucho (la selección de) Argentina, y entonces le veo las cosas buenas", comentó.

Gómez no esconde secretos: utiliza un esquema 4-1-4-1, con una defensa anclada por el veterano central Mario Alberto Yepes y las subidas de los habilidosos laterales Camilo Zúñiga y Pablo Armero.

Carlos Sánchez cumplió a la perfección la función del volante de contención, ubicado al frente de los cuatro defensores y con la difícil misión de contener a la "Pulga" Messi, una tarea que cumplió a la perfección.

"Lo de Leonel creo que le cierran bien los espacios, saben como juega, saben la manera de jugar nuestra. Se hace muy difícil la manera que se cierran atrás", comentó Batista.

Lo curioso es que el "Checho" jamás encontró la forma de acomodar sus fichas para contrarrestar un planteamiento de Gómez que, dicha sea la verdad, tampoco fue ultradefensivo.

De media cancha hacia adelante, Gómez colocó a cuatro jugadores de buen control del balón, y un hombre solo en la punta, el letal artillero Radamel Falcao.

El goleador del Porto sirvió como pivote del ataque, en varias ocasiones aguantando marcas en el centro del campo para luego descargar en las subidas de Dayro Moreno y Adrián Ramos.

Falcao dio un pase de gol a Ramos, que el delantero del Hertha Berlín mandó justo por encima del travesaño, mientras que Moreno erró un remate con el arco vacío.

Colombia quedó como líder del Grupo A y con un pie en los cuartos de final, y dio muestras de que, si finalmente empieza a meter los goles que por ahora falla, podría ser un serio candidato al título.