Fiscales acusaron el jueves a 46 futbolistas más por su presunta participación en el arreglo de partidos en Corea del Sur.

La agencia de noticias Yonhap informó que jugadores de seis equipos habrían participado en un esquema de sobornos por 31 millones de wons (29.140 dólares) para arreglar el resultado de los partidos.

La fuente citó una fiscalía local en la ciudad de Changwon, en el sureste, diciendo que los resultados de 15 partidos de la liga local el año pasado fueron amañandos. Además, 11 personas que no eran jugadores y que incluían a corredores de apuestas ilegales e integrantes de grupos del crimen organizado, también fueron acusados.

Los nuevos acusados no incluyen un grupo de al menos 14 personas — incluyendo 10 jugadores de la liga — que fueron procesados en junio por cargos similares, informó el vocero de la fiscalía Kwak Kyu-hong.

El escándalo golpeó a la Liga surcoreana, que con 28 años es la liga de fútbol profesional más antigua de Asia, mientras autoridades gubernamentales amenazan con cerrar equipos si se encuentra que han estado involucrados en cualquier caso relacionado con el arreglo de partidos.

Un ex jugador de la Liga coreana que supuestamente trabajaba como corredor de apuestas fue encontrado muerto en un aparente suicidio a finales de mayo.

El jugador de mayor perfil involucrado en el escándalo es Choi Sung-kuk, del equipo Suwon Samsung Bluewings, quien participó en 26 partidos internacionales con la selección de Corea del Sur.