El cineasta norteamericano Woody Allen empezará a rodar su próximo film, Bop Decameron, en Roma, a partir del 11 de julio y calcula que lo finalizará a finales de agosto, con una escenografía que mostrará 69 lugares de la capital italiana.

Así lo desveló en un encuentro con el alcalde de la ciudad, Gianni Alemanno, en el que ha reconocido la superioridad de Roma como ciudad romántica, "por encima de Barcelona y Nueva York", ciudades en las que ha rodado algunas de sus últimas películas.

"Roma es una ciudad bellísima en la que estoy deseando empezar a rodar", explicó el director neoyorquino.

Alemanno aseguró, en rueda de prensa, que Allen ha paseado por Roma "con mucha espontaneidad", para ver qué ambiente se respira en la ciudad. "Ha quedado muy impresionado", añadió.

En Bop Decameron, Allen querría ser fiel a sus propios hábitos de trabajo, por lo que el film podría estar preparado para primavera y listo, quizás, para el Festival de Cine de Roma de 2012. "Eso si la productora lo permite", refirió el director de "Manhattan".

Tras asomarse al balcón del Campidoglio, uno de los sets declarados del film, Allen protagonizó la anécdota de la tarde al olvidarse una reproducción de la Loba Capitolina, símbolo de Roma, que el alcalde Alemanno le había regalado.