El príncipe Guillermo y Catalina vieron autos quemados, árboles ennegrecidos y los restos calcinados de varias casas el miércoles en una visita sorpresa a una población recientemente afectada por un incendio forestal.

Su paso por Slave Lake en el norte de Alberta, que quedó en medio del fuego en mayo, trajo algo de alegría a los residentes que enfrentan la dura tarea de reconstrucción.

La pareja real, en su primera visita oficial en el extranjero tras su boda, aterrizó en el aeropuerto de la comunidad y abordó un autobús con grandes ventanas para una recorrido por barrios desolados.

La pareja caminó por una calle e hizo muchas preguntas, incluso se detuvo a tocar un auto destruido. Ambos vieron casas convertidas en cenizas, destruidas hasta sus cimientos.

"Ojalá que la visita real levante el ánimo de muchas personas que han estado muy deprimidas" dijo la residente Shauna Fiddler.

La pareja se dirigió después a una universidad local donde un grupo de personas que se había reunido desde la mañana gritaba: "¡Guillermo y Catalina!" y "¡Amamos Slave Lake!".

Los dos saludaron brevemente a los congregados antes de ingresar a la universidad para reunirse con unos 50 residentes distribuidos en varias mesas en el gimnasio. El duque y la duquesa de Cambridge, como se les conoce oficialmente, se detuvieron en cada mesa para saludar a las personas y platicar.

La pareja también se reunió en privado, durante cerca de 20 minutos con bomberos, policías y socorristas.

Después salieron para otro recorrido por la zona, lo que encantó a cerca de 3.000 personas que los veían.

De esta manera los recién casados cumplieron su séptimo día de visita por Canadá. Tras su paso por Slave Lake, se dirigieron para disfrutar de un poco de tiempo libre en una locación no revelada antes de su próxima parada oficial en Calgary, la noche del jueves. En un principio el miércoles iba a ser su día de descanso.

La alcaldesa Karina Pillay-Kinnee dijo que no cabía duda de que la visita a Slave Lake había dejado una gran impresión.

"Slave Lake lo necesitaba y quiero agradecer a la pareja real por tomarse su tiempo", dijo.

Mas de 400 hogares y comercios, cerca de un tercio de los existentes en la población, se destruyeron cuando el incendio forestal, agravado por el viento, arrasó a Slave Lake en mayo. Las llamas obligaron a evacuar a 7.000 personas, el mayor número en Alberta.

Guillermo y Catalina concluirán su visita por Canadá en el rodeo Calgary Stampede de Alberta el viernes, antes de viajar a California.