Un piloto argentino y otro chileno que participaban en el XII Campeonato del Mundo de Parapente en Piedrahíta (Ávila, centro), fallecieron hoy tras precipitarse al suelo en pleno vuelo.

Se trata del argentino Francisco Vargas, de 50 años, y del chileno Eitel Von Muhlenbroc, de 44, según informó la Subdelegación del Gobierno y la organización de la prueba en un comunicado.

Según la nota, Francisco Vargas falleció a primera hora de la tarde en el municipio de Navaescurial, cerca de la capital abulense, tras impactar contra la ladera desde la que despegan los pilotos en el puerto de Peñanegra.

Dos horas después, su compañero Eitel Von Muhlenbroc perdió el control de su parapente y se precipitó al suelo en una zona situada a menos de 20 kilómetros de Ávila, entre los municipios de Salobral, Muñopepe y Muñana.

Los cuerpos de ambos pilotos, que participaban en la competición mundial junto con otros 148 deportistas de 50 países, se encuentran en el Instituto Anatómico Forense de Ávila donde se les practicará la autopsia mañana, antes de su repatriación.

Estos dos accidentes se produjeron durante el segundo día del campeonato, aunque no fueron los únicos, ya que según los organizadores se registraron otros tres "incidentes menores" en los que los pilotos pudieron aterrizar sin problemas gracias al uso de sus paracaídas de emergencia.

El Consistorio celebró un pleno extraordinario en el que se decretaron dos días de luto, según dijo a Efe el regidor, mientras que se estaba a la espera de que la Federación Aeronáutica Internacional decidiera si se suspende el campeonato.

La organización, la Federación Internacional y la Policía Local han abierto una investigación para determinar las causas de ambos siniestros.