El gobierno de Estados Unidos advirtió a las aerolíneas nacionales e extranjeras que algunos grupos terroristas están considerando implantes de explosivos en atacantes suicidas para lanzar ataques, conoció The Associated Press.

No hay datos de los servicios de espionaje que indiquen un plan específico, pero Washington compartió sus preocupaciones con ejecutivos de aerolíneas nacionales y extranjeras.

Las personas que viajen a Estados Unidos desde el exterior pudieran experimentar exámenes adicionales de seguridad en los aeropuertos a causa de esas amenazas, dijo la Administración de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (TSA, por sus siglas en inglés).

"Esas medidas están diseñadas para ser impredecibles, así que los pasajeros no deben esperar la misma actividad en cada aeropuerto internacional", dijo el portavoz de la TSA Nick Kimball. "Las medidas pudieran incluir interacciones con pasajeros, además del uso de otros métodos de examen como cateos y tecnología especial", agregó.

Colocar explosivos y componentes de explosivos dentro de humanos para ocultarlos y evadir medidas de seguridad no es una idea nueva, pero existen nuevos datos de inteligencia que apuntan a un renovado interés por terroristas en el uso de esa táctica, le dijo un funcionario estadounidense de seguridad a la AP. El funcionario habló a condición de preservar el anonimato.

Cuando el gobierno estadounidense recibe información que indica tácticas terroristas que pudieran amenazar la aviación civil, la TSA alerta a las aerolíneas.

En diciembre, Estados Unidos recibió información de que la rama de al-Qaida en Yemen estaba contemplando esconder explosivos en recipientes sellados de bebidas para subirlos a los aviones. Esa advertencia fue compartida con aerolíneas nacionales y extranjeras, aunque no se trataba de un plan específico.

Las medidas de seguridad en aeropuertos han aumentado considerablemente desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.