Lo que empezó como una pequeña mancha blanca y brillante en el hemisferio norte de Saturno ha resultado ser una enorme tormenta eléctrica de larga duración.

La sonda espacial Cassini y telescopios terrestres han estado monitoreando la tormenta desde diciembre. Meses más tarde, sigue creciendo.

Tormentas tan grandes son raras en Saturno. Desde 1876, los astrónomos han observado solamente otras cinco megatormentas en el planeta.

Durante el punto álgido de la tormenta, Cassini detectó 10 relámpagos por segundo.

Los científicos reportaron sus observaciones en la edición del jueves de la revista Nature.

___

En la internet:

Revista Nature: www.nature.com/nature