La organización del Rock in Rio supondrá un impacto económico de al menos 419 millones de dólares para la ciudad de Río de Janeiro y atraerá a unos 315.000 turistas durante los siete días del festival, según un estudio divulgado hoy por la secretaria municipal de turismo (Riotur)

"El Rock in Rio vuelve con un gran legado porque traerá beneficios culturales, económicos, sociales, materiales y en todos los sentidos con obras que luego permanecerán", dijo en un comunicado el presidente de Riotur, Antonio Pedro Figueira de Mello.

El festival de música, que en esta edición celebra su vigésimo quinto aniversario, regresa a la ciudad que le vio nacer después de diez años de ausencia con siete noches de conciertos que se llevarán a cabo los fines de semana del 23 al 25 de septiembre y del 29 de ese mes al 2 de octubre.

El estudio calcula que el festival generará en la ciudad ingresos por valor de 419,2 millones de dólares y la presencia de unos 700.000 espectadores, la mitad de ellos turistas, durante la celebración del Rock in Rio.

Estos datos permitirán que Río de Janeiro registre una tasa de ocupación hotelera del 98 por ciento con la llegada de 315.000 turistas que asistirán al festival, según cifras de la Asociación Brasileña de la Industria de Hoteles recogidas en el informe.

La organización del Rock in Rio calcula que sólo por concepto de entradas, los ingresos del festival suman 44 millones de dólares.

Según Riotur, se espera que de los asistentes al Rock in Rio, unos 70.000 (en torno al 10 por ciento del público) sean turistas de otros países.

El gasto de los turistas en la ciudad, sin incluir la compra de entradas para el evento, ascenderá a 233 millones de dólares, cifra a la que hay que añadir otros 21 millones que se recaudarán en la Ciudad del Rock, la inmensa explanada en la que se celebrará el festival, con la venta de alimentos y productos de mercadotecnia.

El furor que se vive en Río de Janeiro por el regreso del festival, tras su paso por Lisboa y Madrid, se comprobó el pasado mes de mayo después de que en 72 horas se agotasen las 600.000 localidades disponibles.

La avalancha de peticiones para el Rock in Rio llevó a los organizadores y a la Alcaldía de la ciudad a programar un nuevo día de conciertos, fijado para el 29 de septiembre, fecha para la que todavía no se conocen los artistas invitados.

La organización confirmó para la cita la presencia de estrellas consagradas como Shakira, Rihanna, Kate Perry, Elton John y Lenny Kravitz.

En el festival también actuarán, entre otros, los grupos Red Hot Chili Peppers, Coldplay, Guns N'Roses, Snow Patrol, Stone Sour, Metallica, Motörhead y los mexicanos Maná, que presentarán su álbum "Alma y luz", publicado el pasado mes de marzo.