Dos años después de concluir la Gran Recesión de Estados Unidos, la industria automotriz ha vuelto a ampliar sus plantillas laborales, a un ritmo muy superior al resto de la economía: crece más rápido que el sector aeronáutico, los astilleros, los cuidados médicos y la burocracia del gobierno federal.

Volkswagen abrió hace dos meses una planta en Tenesí con 2.000 empleados. Honda contratará a otros 1.000 en Indiana para satisfacer la demanda de su modelo Civic y General Motors busca a 2.500 en Detroit para su modelo Chevy Volt.

Esta contratación es incluso más notable ante el reciente colapso de un gran sector de la industria automotriz estadounidense. En 2009, General Motors y Chrysler fueron rescatadas por los contribuyentes y se declararon en bancarrota y sus ventas cayeron a su nivel más bajo en 30 años.

El junio del año pasado, unas 623.000 personas trabajaban para la industria automotriz en Estados Unidos, la menor cuantía desde principio de la década de 1980. Esa cifra suma casi ahora 700.000, un aumento del 12%.

Las ventas también han aumentado y las empresas ha comenzado a contratar a buen ritmo para satisfacer la demanda creciente.

"El ajetreo es aquí increíble ante las oportunidades que tendremos si construimos un gran producto", dijo Ben Edwards, que el año pasado comenzó a trabajar para Volkswagen en Chattanooga, Tenesí, y encabeza ahora una cuadrilla en la cadena de montaje encargada de las ruedas y asientos.

Las empresas automotrices han ampliado nuevamente sus plantillas al recuperarse las ventas. Los estadounidenses adquirieron 10,4 millones de automóviles y camiones en 2009 y 11,6 millones en 2010. Este año podrían llegar a los 13 millones de unidades o más, y las empresas han agregado turnos para satisfacer la demanda.

"Durante la recesión todo el mundo se contrajo y aumentó tanto su eficiencia que ahora intentan reconstruir sus plantillas", comentó el economista Charles Chesbrough, de la firma IHS Automotive.

El crecimiento del 12% en la industria automotriz contrasta con el 0,2% de la economía en su conjunto, excluyendo la agricultura y teniendo en cuenta la estacionalidad, desde 2009. El Departamento del Trabajo difundirá el viernes la situación del empleo del mes pasado.

En una recuperación económica normal, el repunte del sector de la vivienda mejora la contratación de mano de obra en la construcción. Empero, el precio de la vivienda no ha dejado de bajar y el sector ha pedido el 8% de su fuerza laboral desde junio de 2009: en total 474.000 empleos.

___

Los periodistas de The Associated Press Tom Krisher en Detroit y Christopher S. Rugaber y Paul Wiseman en Washington DC contribuyeron a este despacho.