La empresa estatal Petroecuador atrasó hasta septiembre la firma de los contratos de operación de campos petroleros maduros en Ecuador, que estaba prevista para finales de julio, informó hoy una portavoz de la compañía.

A finales de marzo, empresas tanto nacionales como internacionales presentaron sus proyectos para operar los campos y las concesiones debían haberse otorgado en julio, pero ahora deberán de esperar hasta septiembre, porque Petroecuador decidió mirar con más atención cada propuesta.

En un inicio la entidad estatal abrió la licitación de cinco yacimientos, con una producción de 150.000 barriles diarios, que eran Shushufindi, El Libertador, El Auca, Cuyabeno y Lago Agrio, pero este último no obtuvo oferta de ninguna compañía, por lo que quedó descartado.

Ahora las empresas están pujando por los otros cuatro, detalló la portavoz de Petroecuador, que pidió no ser identificada.

Las empresas que participan en la licitación son Baker Highes, Bakrie Kakila Investiments, Halliburton, Otopetroleum, Schulemberg, Woodgroup y Weatherfood, entre otras.

Las compañías que ganen la licitación deberán de asumir el cien por cien del coste del proyecto y sus riesgos de explotación, según Petroecuador.

Los campos maduros son aquellos que han perdido presión en su productividad, por lo que requieren de nuevas tecnologías para mejorar su rendimiento.

En el caso de estos cuatro campos, Petroecuador espera que con su explotación por las empresas privadas aumente la producción entre un 25 y un 30 por ciento.

El petróleo es el principal producto de exportación de Ecuador, el quinto extractor de crudo en América, y los ingresos que se generan por su venta financian alrededor del 25 % del presupuesto general del Estado.