Autoridades nepalesas prohibieron a los tibetanos exiliados celebrar el miércoles el cumpleaños de su líder espiritual el Dalai Lama debido a la preocupación de que las reuniones se vuelvan manifestaciones contra China.

Cientos de policías antimotines impidieron a los tibetanos entrar a la escuela Namgyal al extremo norte de Katmandú, donde se estaban planeando las celebraciones.

Sólo estudiantes con uniforme escolar podrán ingresar a las instalaciones mientras que los tibetanos, entre ellos muchos monjes y monjas no podrán hacerlo.

Laxmi Prasad Dhakal, administrador en jefe del gobierno en el distrito de Katmandú, emitió una alerta de que todas las celebraciones públicas estaban prohibidas y la policía no permitirá las protestas contra China.

El Dalai Lama pasó su cumpleaños número 76 en Dharmsala, India, su hogar desde que huyó del Tíbet después de un levantamiento fallido contra el gobierno chino en 1959.

Las reuniones tibetanas generalmente terminan en protestas contra China, con los participantes gritando consignas para demandar el fin de la ocupación china en su tierra.

Nepal dice que no puede permitir protestas en su territorio contra ninguna nación amiga, incluyendo China.