Decenas de miles de personas atestaron la plaza principal de Pamplona en España para celebrar el comienzo de la fiesta de San Fermín, que se caracteriza entre otras cosas por las carreras anuales de personas por delante de toros bravos por las calles de la ciudad y que comienzan con el famoso "chupinazo", o explosión de un cohete.

El alcalde de Pamplona Enrique Maya dio comienzo al primero de nueve días de fiestas ininterrumpidas de música, bailables y carreras con toros de San Fermín en esta ciudad del norte de España al encender el cohete desde un balcón que estaba a la vista de la multitud enardecida.

La fiesta de San Fermín, quizás mejor glorificada por la novela de Ernest Hemingway titulada "The Sun Also Rises" (Traducida como Fiesta) es reconocida en todo el mundo por sus carreras con los toros de lidia.

La primera de ocho carreras que incluye esquivar obstáculos y multitudes inicia el jueves cuando miles intenten correr por delante de seis temibles toros de lidia a lo largo de una ruta de 800 metros (875 yardas) por las calles empedradas de la ciudad.