Más de cinco mil personas han resultado damnificadas por un inusual temporal de viento, lluvia y nieve que ha afectado en los últimos días el extremo norte de Chile, caracterizado habitualmente por su clima desértico.

Según los informes meteorológicos, el mal tiempo se prolongará al menos hasta el próximo viernes en las regiones de Arica-Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y Atacama, cubriendo un tramo de unos 1.200 kilómetros del territorio chileno.

Varios caminos, incluidos algunos que comunican a Chile con Bolivia, se encuentran intransitables y las autoridades han habilitado algunas escuelas y otras instalaciones como albergues para los damnificados.

Personal de Vialidad trabaja en despejar las rutas, principalmente en los sectores de Chiapa, Chuzmiza, Sotoca, Jaña y Sipiza, donde los caminos de acceso están cubiertos por una capa de nieve de 80 centímetros, mientras se registran precipitaciones y temperaturas bajo cero.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) dijo que la mayor cantidad de damnificados, unos 3.400, se encuentran en el municipio de Colchane, fronterizo con Bolivia, donde una treintena de ciudadanos de ese país debieron ser rescatados por el Ejército tras quedar aislados, sin alimentos ni cobijo, en un caserío de la zona.

En la región de Antofagasta, la mina de cobre de Chuquicamata, de la estatal Corporación del Cobre (Codelco), se encuentra operativa, pero con alerta preventiva, mientras los pasos fronterizos Jama, Sico e Hito Cajón están cerrados por acumulación de nieve, dijo la Onemi.