Unas 3.200 personas continúan evacuadas en República Dominicana, donde las fuertes lluvias de los últimos días destruyeron por completo al menos dos viviendas y dejaron anegadas otras 1.900, informaron el miércoles los grupos de socorro.

Hasta el martes, el número de evacuados había superado los 5.000.

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) detalló que, aunque las precipitaciones se redujeron el miércoles, 13 comunidades rurales del centro y de la costa sur del país quedaron aisladas debido a las inundaciones y deslizamientos de tierra.

Los fuertes aguaceros también provocaron deslizamientos de tierra en barrios marginales de la periferia de Santo Domingo, donde dos casas quedaron totalmente destruidas y un adolescente perdió la vida.

Juan Manuel Méndez, director del COE, advirtió que debido que las lluvias continuarán de forma moderada, 14 de las 32 provincias permanecen bajo alerta debido a que la tierra ha acumulado humedad y se podrían producir nuevas inundaciones y deslizamientos.