Las policías de Brasil y Perú lanzaron un operativo bilateral antidrogas en una zona de la frontera, que también comparten con Colombia, para destruir laboratorios de procesamiento de cocaína y cultivos de hoja de coca, informó hoy el director de la policía antidrogas de Perú, general Carlos Morán.

"Hemos planificado con la policía federal de Brasil una operación bilateral en la zona de Caballococha, en los caseríos aledaños a la triple frontera", para interceptar "pozas de maceración y laboratorios clandestinos de procesamiento de cocaína", dijo Morán en entrevista con Efe.

Las operaciones conjuntas entre las fuerzas policiales de ambos países no se realizaban desde hace 16 años, y las acciones emprendidas esta semana son resultado de un convenio de cooperación firmado el año pasado con la policía del estado de Manaos.

La zona del operativo, que empezó el lunes y se extenderá 15 días, pertenece a la provincia de Ramón Castilla, en la región amazónica de Loreto, y sus poblados están a orillas del río Amazonas o sus afluentes.

Morán explicó que en los últimos cinco años ha habido un incremento de cultivos de hoja de coca (insumo de la cocaína) en esa zona, de 200 hectáreas a 890 hectáreas sembradas en la actualidad, aunque las Naciones Unidas señaló en su último informe que en esa jurisdicción hay 1.040 hectáreas de coca.

"Para Brasil es una preocupación porque la producción de droga que se hace en este lugar entra directamente a su país, por eso están interesados en asumir con mucha seriedad este problema", apuntó Morán.

Como parte de la operación bilateral, "hoy (miércoles) los policías peruanos han encontrado un laboratorio y dos pozas de maceración en la zona de Sacambú, pero a lo largo (de Caballococha) hemos encontrado bastantes cultivos de coca", indicó el jefe policial.

Morán dijo que el primer paso en la aplicación del convenio de cooperación fue la captura por parte de la policía brasileña del narcotraficante peruano Jair Ardela, en un río de la frontera común, en abril pasado.

El narcotraficante, conocido también por el alias de "Javier", "era un blanco muy importante para la policía de Brasil y para nosotros porque tenía 23 ordenes judiciales de arresto y estaba involucrado en la muerte de un policía peruano en la localidad brasileña de Tabatinga, y de policías brasileños también", precisó Morán.

La segunda etapa del operativo será la erradicación completa de los cultivos de coca, indicó el oficial.

"Si no actuamos, esto va a ser deforestado en pocos años por los cultivos de coca y la proliferación de los laboratorios clandestinos", manifestó el jefe de la policía antidrogas.

Según Morán, el compromiso de Brasil es "darle mayor empuje (al operativo) en estos meses para mantener la presencia constante de las fuerzas del orden en la frontera", de manera que no se incrementen los cultivos "con la consiguiente secuela de violencia que se había implantado en esa zona".

De acuerdo con el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas, Perú tiene 61.200 hectáreas de cultivos de hoja de coca en todo su territorio.