El gobierno de Japón espera realizar estudios de resistencia a las plantas nucleares de generación eléctrica del país para acabar con el temor popular cada vez mayor sobre sus condiciones de seguridad, informaron el miércoles las autoridades.

El terremoto y tsunami del 11 de marzo en el norte japonés desencadenaron la peor crisis nuclear desde Chernóbil. La compañía eléctrica que opera la planta nuclear de Dai-ichi en la provincia de Fukushima ha recibido duras críticas por tener una preparación insuficiente para desastres naturales.

El ministro de Economía, Comercio e Industria, Banri Kaieda, dijo que los 54 reactores serán sometidos a revisiones adicionales de seguridad para medir la resistencia de las instalaciones a grandes calamidades como terremotos.