El Gobierno colombiano "está dispuesto a facilitar" el sometimiento a la justicia de los integrantes de bandas criminales, reveló hoy el presidente Juan Manuel Santos.

"En cuanto a eventuales acercamientos con las llamadas bandas criminales, reitero lo que le he dicho a monseñor Vidal: Si esas bandas se quieren someter a la Justicia, bienvenido sea, y estaremos dispuestos a facilitar dicho sometimiento", dijo Santos.

El anuncio fue hecho por Santos al intervenir en un foro conmemorativo de los 25 años de la visita del Papa Juan Pablo II a Colombia.

Santos precisó que ese mensaje es el que le ha reiterado al obispo de Montería, Julio César Vidal.

El pasado 21 de junio Vidal reveló que unos 5.000 integrantes de bandas criminales de todo el país están dispuestos a someterse a las autoridades.

"Ellos se han comunicado conmigo en su propósito de entregarse a las autoridades. Recurren al buen oficio de la Iglesia para que el Gobierno abra un espacio", precisó ese día Vidal en declaraciones por teléfono a Efe desde Montería.

El jerarca añadió que "ellos suman como cinco mil personas y eso necesita una logística y deben asegurar del Gobierno que les van a respetar ciertos derechos: donde va ser, quien los va a recibir, a dónde van a ir después de someterse".

Vidal también dijo a Efe en esa ocasión, que "percibe" que en esa labor para el sometimiento "hay personas e instituciones, a nivel internacional para que esto sea una realidad".

Entre los dispuestos al sometimiento figuran los hermanos Luis Enrique y Javier Antonio Calle Serna, conocidos como "Los Comba" y Maximiliano Bonilla, alias ""Valenciano", algunos de los hombres más buscados de Colombia, y jefes de organizaciones del narcotráfico.

Muchas de las bandas criminales (bacrim) surgieron después de la desmovilización de más de 31.000 integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, paramilitares de la extrema derecha), entre 2003 y 2006, pues muchos miembros de esa organización, aliados con narcotraficantes, continuaron sus actividades delictivas.

El presidente Santos, por otra parte, agradeció en el mismo foro la disposición de la Iglesia Católica con la puesta en marcha y la ejecución de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras.

Aseguró que dicha Ley permite "superar la violencia y las heridas que nos ha causado por tantas décadas" la violencia en Colombia.

Explicó que esa norma tiene como fin ir pagando la deuda que tiene la sociedad con las víctimas de la violencia y es una forma de construir la paz en la Nación.

"Por eso, desde ya, acepto su ayuda, que será invaluable, porque son muchos, ¡muchísimos!, los retos que tenemos", dijo el Jefe de Estado al agradecer a la Iglesia Católica el compromiso con esta Ley por la que el Gobierno restituirá hasta el 2014 unas cuatro de las más de seis millones de hectáreas usurpadas en las últimas décadas.