Cientos de milicianos cruzaron el miércoles la frontera hacia Pakistán desde Afganistán y atacaron varios poblados fronterizos, desatando tiroteos con milicias locales en los que murieron al menos cinco personas, informó la Policía.

Fue el más reciente de una serie de ataques transfronterizos similares que han aumentado las tensiones entre Kabul e Islamabad y están poniendo en peligro los esfuerzos en ambas partes para acabar con al-Qaida y el Talibán.

Pakistán se ha quejado que extremistas provenientes desde bases afganas han matado a por lo menos 55 miembros de las fuerzas de seguridad y policías tribales en el último mes. Las autoridades afganas se quejan de que Pakistán ha lanzado cientos de cohetes hacia el este de Afganistán desde mayo, matando a por lo menos 40 personas.

Tropas paramilitares y policías fueron enviados al área del distrito de Upper Dir para ayudar a los integrantes de tribus armados a repeler a los insurgentes, informó el policía local Gul Fazal Khan.

Los extremistas quemaron dos escuelas y una mezquita en poblado de Nusrat Dara y destruyeron una escuela en poblado vecino de Saro Kili, dijo Ghulam Mohamed, un alto funcionario del gobierno de Upper Dir. Usaron cohetes, morteros, rifles de asalto y ametralladoras pesadas.

Las fuerzas de seguridad mataron a tres extremistas y capturaron a tres otros durante el combate, dijo Mohamed. Dos milicianos que combatían a los extremistas murieron y dos fueron heridos, agregó.

Es difícil verificar de forma independiente la información en esa área porque es remota y peligrosa.

Pakistán ha presionado a Afganistán a que haga más para controlar su lado de la frontera y evitar la infiltración de extremistas.

___

Los periodistas de The Associated Press Abdalá Khan en Timergarah, Rasool Dawar en Peshawar y Ashraf Khan en Karachi, Pakistán, contribuyeron a este despacho.