El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, anunció hoy que su Gobierno invertirá 43 millones de dólares en obras de mitigación para prevenir desastres naturales ocasionados principalmente por la temporada de lluvias.

"Para finales de este año" el Gobierno espera haber "terminado las obras de mitigación, las obras estructurales en 294 cárcavas, de las más de 400 que encontramos, y para esto habremos invertido más de 43 millones de dólares", dijo Funes durante la inauguración de 29 trabajos de mitigación realizados en el departamento central de Cuscatlán.

Destacó que las obras de mitigación como las de Cuscatlán "son importantes, porque es el legado que quiere "dejar a estas comunidades (...) que aún sienten miedo cada vez que se acerca una tormenta".

En El Salvador "más de un millón de personas" viven "en zonas de alto riesgo o con peligros de deslizamiento", sentenció el mandatario.

Funes agregó que lo que más quiere su Gobierno es "evitar que haya muertos" por los desastres y que, por eso, "por primera vez en la historia" del país se está enfrentando "el problema de las cárcavas (zanjas) y laderas inestables en El Salvador con un plan definido", agregó.

El 88,7 % del territorio salvadoreño es vulnerable a desastres naturales, mientras que el 95 % de la población es vulnerable a sufrir las consecuencias de estos desastres, recoge un informe de las Naciones Unidas, presentado el año pasado.

"El Salvador es el país que tiene la mayor parte de su territorio expuesto a situaciones de alto riesgo como resultado de los desastres naturales, más del 90 % de su territorio", reconoció Funes, al recordar los resultados del informe de la ONU.