La demanda de Bret Michaels por un accidente que sufrió durante la entrega de los premios Tony, que según él casi le costó la vida, se mudará al este del país luego de que una juez federal en Los Angeles determinara que el caso debe llevarse en Nueva York.

La juez federal de distrito Dolly Gee dictó el martes que es más lógico que el caso se lleve en Manhattan, donde el vocalista de la banda de rock Poison sufrió un golpe en la cabeza con un pedazo del escenario, tras una presentación en la entrega de los Tony del 2009.

Michaels demandó a la cadena CBS Broadcasting y a los organizadores de la entrega de los premios en Los Angeles en marzo, afirmando que la lesión que sufrió contribuyó a una hemorragia cerebral que casi lo mata.

La cadena y los organizadores argumentaron que el caso debería ser atendido por una corte de Nueva York pues casi todos los testigos del accidente viven ahí.