La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, anunció hoy que revocará 27 nombramientos diplomáticos, luego de que la Procuraduría de la Ética decidiera abrir una investigación sobre la actuación del canciller René Castro, quien hizo esas designaciones.

Chinchilla indicó en rueda de prensa que estos puestos del servicio exterior serán sacados a un concurso abierto, pero aseguró que los actuales funcionarios podrán participar.

La mandataria defendió la legalidad de los nombramientos, pero explicó que se volverán a hacer para "eliminar cualquier duda".

El concurso se llevará a cabo a principios del próximo año y se seguirá haciendo cada doce meses.

El caso de estos nombramientos fue denunciado por la prensa y desde la semana pasada el canciller ha enfrentado fuertes críticas por este tema.

Castro sostiene que a veces se deben realizar nombramientos "a dedo" debido a que los diplomáticos de carrera rechazan trabajar en destinos lejanos.

Por esta razón, Chinchilla dijo que de ahora en adelante se reglamentará un sistema de rotación de diplomáticos.

"El servicio exterior es quizá lo más cercano que tenemos aquí al servicio militar. No se puede depender de si quieren o no", manifestó.

Este grupo se quejó por el nombramiento de funcionarios con un criterio político, especialmente de personas allegadas al oficialista Partido Liberación Nacional (PLN).

La Procuraduría de la Ética se involucró esta semana en el caso tras recibir una denuncia, a finales de junio, de la Asociación Costarricense de Diplomáticos de Carrera, la cual agrupa a 115 profesionales del cuerpo diplomático.

La Procuraduría continuará con la investigación respectiva sobre la actuación del canciller a pesar de la medida tomada por Chinchilla.