El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el príncipe Felipe, heredero de la corona española, inauguraron hoy en la región española de Valencia una base de comunicaciones para las operaciones de paz de las Naciones Unidas.

El secretario general de Naciones Unidas recordó que las misiones, tanto políticas como de mantenimiento de la paz, de la ONU dependen de su capacidad de mantenerse conectada especialmente en "situaciones de crisis".

"Durante demasiado tiempo, esas operaciones las ha desarrollado un único centro", dijo en referencia al de Brindisi (Italia), y eso significa que la seguridad de esas misiones dependía de que no se produjera "un error, una caída del sistema o un fallo" técnico.

Por su parte, el Príncipe de Asturias destacó hoy el "compromiso firme, activo y permanente" de España con las misiones internacionales de paz de la ONU.

En la inauguración estuvieron presentes las ministras españolas de Defensa, Carme Chacón, y Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y el presidente del gobierno regional de Valencia, Francisco Camps.

La base, situada junto al aeropuerto de Manises, ha tardado seis años en construirse y ha supuesto una inversión, por parte del Gobierno español, de 25 millones de euros y espera generar 300 empleos directos y 900 indirectos.

La primera base de la ONU en España duplicará la capacidad actual de la organización para comunicar y conectar a las más de 100.000 personas que trabajan en operaciones de paz en todo el mundo, según el Ministerio de Defensa.

El centro está diseñado para trabajar simultáneamente con la base italiana o, en caso de necesidad, asumir y cursar todo el tráfico de comunicaciones y datos.

Cuenta con dos edificios de oficinas y un campo de antenas por satélite ubicados sobre una parcela de 40.500 metros cuadrados.