Una decena de colegios públicos de Buenos Aires permanecían ocupados el miércoles por estudiantes de secundaria en reclamo del cumplimiento de reformas prometidas por la alcaldía en 2010.

Los alumnos que ocupan los establecimientos desde el lunes, causando con ello la suspensión de las clases, exigen que el gobierno capitalino cumpla con su compromiso de arreglar los problemas en el suministro eléctrico y de gas y de completar obras que mejoren las estructuras de los edificios.

Estudiantes mostraron a canales de televisión el estado de algunas escuelas. En las imágenes difundidas por estos medios se ven roturas en puertas y paredes y estufas aparentemente estropeadas. La capital es en la actualidad víctima de una ola de frío polar.

Salma Saeg, alumna del colegio Normal 10, dijo al canal C5N que "las tomas son la única forma" de que las autoridades escuchen los reclamos estudiantiles.

"El año pasado, hasta que no tomamos la escuelas nadie se ocupaba del estado de los colegios; recién ahí se logró que hagan los planes de obras, aunque no se cumplieron como estaba establecido", dijo.

Las protestas tienen lugar a cuatro días de las elecciones municipales, en las que el alcalde, el conservador Mauricio Macri, aspira a renovar su mandato por cuatro años más.

En 2010 unos 30 colegios fueron tomados durante un mes por alumnos de la secundaria que exigían la mejora de las instalaciones, quienes fueron apoyados por estudiantes universitarios y docentes. Como consecuencia de ello, las autoridades municipales aprobaron un plan para avanzar con las obras.

El ministro de Educación capitalino, Esteban Bullrich, afirmó a Radio Mitre que las recientes ocupaciones protagonizadas por los estudiantes están politizadas y tienen un fin electoral porque se producen a pocos días de los comicios. Macri tiene ventaja aunque aparentemente no la suficiente para imponerse en primera vuelta.

Bullrich dijo en otras declaraciones periodísticas que "se viene cumpliendo con el plan de obras en los colegios". Además se dirigió a los estudiantes para pedirles que "no rompan las escuelas" porque "son cosas que ya arreglamos".

Los estudiantes que protestan planean para el viernes una marcha en la ciudad a la que se sumarían sindicatos de docentes.