Paulo Da Silva, el líder de la defensa paraguaya, está claro que regalarle un metro a Neymar y compañía cuando se enfrenten a Brasil el sábado en Copa América será fatal.

El defensor del Zaragoza español, con 88 partidos con la "albirroja", señaló en rueda de prensa que ante el "scrath" hay que disputar un partido "perfecto, como una final".

"No vamos a regalar terreno", señaló Da Silva, quien habló junto a su compañero del mediocampista Néstor Ortigoza. "Si tienen la pelota son muy peligrosos".

"Ellos viven del (juego) mano a mano y de los espacios que deje el rival", agregó en la sala de prensa instalada frente al hotel donde se aloja el plantel. Previamente, el equipo se entrenó a puertas cerradas en los campos del club Belgrano.

Paraguay y Brasil se miden por la segunda fecha del Grupo B. Ambos vienen de empatar sin goles ante Ecuador y Venezuela respectivamente.

"Hay que acentuar la presión" sobre los brasileños, consideró Da Silva, quien agradeció a un periodista que lo llamó el "mandamás" de la zaga. "Hay que tener cuidado especial con la gente que juega arriba, siempre dándole cobertura".

"Lo ideal es contrarrestar (el juego de los brasileños) sin renunciar a jugar", prosiguió el defensor, el jugador de Paraguay que más partidos tiene con la selección. Ha jugado uno más que el arquero Justo Villar (87) y cuatro más que el delantero Roque Santa Cruz (83).

El zaguero señaló que a Neymar "hay que tenerlo siempre cerca y fuera del área. Siempre encima de él y tratar que no se dé la vuelta".

Ortigoza, del San Lorenzo de Argentina, consideró "fundamental tener la pelota. No dejarlos pensar porque dan esos pases que lastiman a la defensa".

"Los dos vamos a salir a buscar el partido y en el caso nuestro con cuidado", añadió Ortigoza. "Los dos estamos necesitados de puntos".

____

Juan Zamorano está en Twitter como @Juan_Zamorano