Agrupaciones estudiantiles tomaron hoy dos colegios secundarios de Buenos Aires, con lo que suman ocho los ocupados esta semana en protesta por el incumplimiento de obras prometidas por el alcalde, Mauricio Macri, quien busca la reelección en los comicios del domingo.

La protesta de los estudiantes, que además reclaman un mayor presupuesto educativo y becas "prometidas" por la Alcaldía, es respaldada por el sindicato Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) en la recta final de las campañas para las próximas elecciones, en las que además se renovará a la Legislatura comunal.

Estudiantes y maestros destacaron que la protesta, que no ha interrumpido las clases, busca demostrar al electorado las promesas incumplidas por Macri, líder de la alianza conservadora Propuesta Republicana (PRO) y a quien las encuestas señalan como favorito.

Macri "volvió a ordenar a las autoridades de las escuelas ocupadas en reclamos de mejoras que denuncien en la comisaría de la jurisdicción la situación de toma", se quejó Eduardo López, líder del sindicato UTE, uno de los que representan a los maestros de la capital argentina.

"El gobierno porteño no sólo intenta resolver las demandas de los estudiantes con autoritarismo, sino que además pretende utilizar a los directivos de escuela como correa de transmisión de esas medidas", subrayó a los periodistas.

El ministro de Educación de la ciudad, Esteban Bullrich, aseguró que "no hay razón para la toma de los establecimientos" e hizo hincapié en que las protestas las llevan a cabo "grupos minoritarios" de estudiantes y docentes.

Bullrich consideró que la Justicia tendría que "definir" este "conflicto de derechos" entre "los que protestan con tomas de escuelas" y quienes "quieren enseñar o aprender".

"Se está coartando el derecho de enseñar y aprender de docentes y alumnos. Alguien debe tomar una decisión. No lo puede hacer el ministerio porque es una tarea de la Justicia", insistió.

La Alcaldía sostiene que lleva adelante el plan de mantenimiento y mejoras de las escuelas públicas, mientras que los estudiantes afirman que las instalaciones de la mayoría de los institutos educativos no han sido reparadas y están en mal estado.

Las encuestas afirman que Macri ganará las elecciones del domingo pero deberá disputar una segunda vuelta con el senador Daniel Filmus, candidato del Gobierno peronista de la presidenta argentina, Cristina Fernández, a quien sitúan en el segundo puesto en las preferencias de los 2,4 millones de porteños habilitados para votar.