Tres ministros de Hosni Mubarak fueron absueltos el martes del cargo de corrupción y un cuarto fue declarado culpable en ausencia en una decisión que podría suscitar la ira de manifestantes que exigen una mayor rendición de cuentas a funcionarios del anterior régimen.

Los veredictos fueron emitidos un día después de que la libertad bajo fianza concedida a 10 policías acusados del asesinato de manifestantes suscitó un asalto de cientos de egipcios contra un tribunal en El Cairo.

Las tensiones se han incrementado en Egipto debido a la incapacidad de la junta militar gobernante para sancionar a funcionarios del anterior gobierno a los que se acusa de irregularidades.

Diversos sectores demandan se castigue a los responsables de las muertes de manifestantes durante las protestas populares contra Mubarak y a ex funcionarios implicados en corrupción y amiguismo, prácticas muy generalizadas durante el anterior régimen.

La revuelta duró 18 días y Mubarak renunció el 11 de febrero después de casi 30 años en el poder.

Numerosos egipcios consideran que los tribunales no han hecho lo suficiente para castigar a funcionarios del anterior régimen, y que los casos por corrupción han procedido de manera muy apresurada sin las pesquisas adecuadas, lo cual resulta en absoluciones, mientras que se los casos sobre violaciones a derechos humanos y asesinatos de manifestantes avanzan con lentitud.

Casi cinco meses después, sólo un policía ha sido declarado culpable por su relación con las muertes de al menos 846 personas durante la represión del gobierno contra manifestantes. El agente fue procesado en ausencia.

Los manifestantes tienen previsto efectuar el viernes una protesta multitudinaria para realzar sus demandas a las autoridades de que aceleren las acciones de rendición de cuentas mediante juicios justos y medidas para expulsar a funcionarios del anterior régimen de la vida económica y política del país.