Un prolongado escándalo de espionaje telefónico en Gran Bretaña ha tomado un giro escabroso después que se dijo que un tabloide presuntamente ingresó ilegalmente al sistema de mensajes del celular de una estudiante secuestrada, pues pudo haber obstaculizado la investigación policial antes de que fuese asesinada.

El primer ministro David Cameron se manifestó el martes profundamente conmovido por la acusación y reclamó una minuciosa investigación policial. "Si la acusación es cierta, este es un acto verdaderamente horroroso y una situación verdaderamente horrorosa", dijo.

El caso involucra a Milly Dowler, de 13 años, quien desapareció en 2002 y fue asesinada por el portero de un club nocturno que fue condenado por el crimen.

La nueva denuncia acusa al controversial tabloide News of the World, que ya ha tenido varios reporteros arrestados por entrometerse en los sistemas de mensajes de voz en celulares de celebridades, figuras del deporte y asistentes de la realeza. El periódico ha admitido haber actuado ilegalmente en esos casos y ha cerrado acuerdos financieros con algunas de sus víctimas, incluso la actriz Sienna Miller.

Rebekah Brooks, directora ejecutiva de News International, que publica el tabloide, dijo el martes en un correo electrónico a su personal que deben tomarse las acciones "más enérgicas posibles" si las acusaciones son ciertas.

News International es la principal subsidiaria en el Reino Unido de News Corp., que dirige el magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch.

El diario está ahora acusado de haber interceptado el sistema de correo de voz de la niña y de haber borrado varios mensajes en su celular, dando a sus padres falsas esperanzas de que estuviera viva y perjudicando posiblemente el esfuerzo de la Policía por dar con su paradero.

El abogado Mark Lewis, que representa a la familia, dijo que planea demandar al periódico por su interferencia en los días posteriores a la desaparición de la muchacha cuando regresaba a su casa desde la escuela de Walton-on-Thames en Surrey, al sur de Londres.

Sus restos fueron hallados en un bosque seis meses después. No está claro durante cuánto tiempo estuvo viva después de ser secuestrada.

"Es un agravante de la tragedia saber que el News of the World no tuvo atisbos de humanidad en un momento tan terrible", afirmó Lewis. "El hecho de que estuvieran dispuestos a actuar de un modo tan malvado que pudo haber perjudicado la investigación policial y levantar falsas esperanzas es despreciable", agregó.

La familia Dowler sostiene que un investigador privado que trabajaba para el periódico borró algunos de los mensajes de la niña para dar lugar a nuevos mensajes. La familia fue informada sobre esa intrusión en abril, pero la acusación se divulgó hasta el lunes.