El vicepresidente Jaime Morales Carazo advirtió el martes que unos 300 campesinos que obstaculizan desde la semana pasada la carretera Panamericana para protestar por problemas para saldar deudas con bancos podrían ser procesados.

"Quien obstruye la libre comunicación y transporte afectando a otros pues puede incurrir en delito no hay la menor duda", dijo Morales Carazo al Canal 15 de la televisión local.

Los campesinos que protestan se niegan a pagar préstamos porque aseguran que les fue mal en las cosechas. Para que el gobierno les ayude a resolver su problemática colocaron piedras y otros obtáculos en el lugar conocido como San Benito, de la carretera Panamericana, unos 30 kilómetros al norte de esta capital.

Autos y camiones esperaban a que cada media hora los manifestantes dejaran pasar unos 50 vehículos. Las vías alternas para evadir la protesta requieren recorrer unos 100 kilómetros adicionales.

"Nadie tiene derecho a afectar a otros ciudadanos y mucho menos afectar todo lo que es rubro de la producción agropecuaria del país, eso causa daños a los productores, a los trabajadores del campo, y a los consumidores", dijo el presidente.

En 2008 surgió el movimiento "No Pago" bajo conducción del ex alcalde sandinista Omar Vilchez, del departamento de Nueva Segovia, cuando varios campesinos fueron encarcelados por deudas. Los deudores fueron alentados inicialmente por el presidente Daniel Ortega, mientras lanzaba su programa "usura cero" con fondos venezolanos. Actualmente suman unos 10.000 los que no quieren pagar créditos, según reporta el mismo movimiento.

Piden una moratoria para el pago de sus deudas y reestructuración de créditos a largo plazo, con años de gracia y tasas bajas y que "cesen las ejecuciones bancarias por parte de las entidades que integran la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif).

El presidente de Asomif, Alfredo Alaniz, dijo que "simplemente no quieren pagar y quieren que el gobierno lo haga".

La Asamblea Nacional aprobó una ley moratoria y de reestructuración de las deudas, pero muy pocos se acogieron. Actualmente han ofrecido votar por Ortega, quien es candidato presidencial por sexta vez consecutiva en menos de 30 años si les arregla el problema.

Los créditos que obtuvieron fueron con una tasa de interés del 8 por ciento sobre saldo.

Julián Castro, quien dijo ser productor de maíz y frijoles dijo que prestó 1.200 dólares y "me estan cobrando el doble". Agregó que "defendería con su vida" las tierras que le están embargando.