Dos soldados fueron baleados el martes mientras salían de sus viviendas con dirección a su trabajo en el sureste de Turquía, según un despacho difundido por una agencia noticiosa.

La agencia estatal Anatolia informó que desconocidos dispararon a los dos sargentos en la provincia de Hakkari, habitado mayormente por curdos.

Nadie se atribuyó la responsabilidad del ataque y no se sabe si rebeldes curdos, que luchan para lograr la autonomía de la región, eran responsables.

Hakkari limita con el norte de Irak, donde los rebeldes curdos mantienen bases. El conflicto curdo ha dejado un balance de decenas de miles de personas desde 1984.

Asimismo el martes, la policía dijo que una bomba de poca potencia estalló en una arteria congestionada en Ankara, la capital turca, donde dañó por lo menos hasta cuatro vehículos. Nadie resultó heridos en el ataque.

Al parecer la bomba fue diseñada para crear mucho ruido pero daños mínimos.