Los bancos más grandes de la zona del euro están discutiendo cómo el sector privado puede contribuir a cualquier nuevo paquete de rescate financiero para Grecia.

Altos ejecutivos de los principales acreedores europeos se reunirán en París el miércoles en las oficinas del banco francés BNP Paribas.

Su principal tarea es acordar los términos bajo los cuales deberán estar preparados para comprar nuevos bonos griegos, actualmente vistos como una de las más arriesgadas inversiones en el mundo.

Los gobiernos de la zona del euro quieren "sustanciales" contribuciones del sector privado para lograr un nuevo plan de rescate para Grecia.

Es posible que el nuevo paquete sea valuado en 115.000 millones de euros (166.000 millones de dólares) a mediados de 2014 y supere los 110.000 millones de euros (159 millones de dólares) que los gobiernos europeos y el Fondo Monetario Internacional otorgaron hace un año.