Las autoridades de Los Ángeles establecieron un cerco antipaparazzi alrededor de la residencia donde se hospedarán los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, durante su visita de tres días a California (EE.UU.) esta semana, informó hoy Los Angeles Times.

Los dueños de las viviendas próximas a la casa del cónsul británico, en la que descansará la pareja real, dieron permiso a la policía local para intervenir de forma automática si detectan que alguien ha entrado sin permiso en sus propiedades.

"Nuestra preocupación principal es proteger los derechos y privacidad de los residentes así como la seguridad de la pareja real en su visita aquí a Estados Unidos. Si traspasan una propiedad donde tenemos firmada una carta de (no) traspasar serán arrestados inmediatamente", dijo Mitzi Fierro, portavoz de la policía.

Fierro aseguró que algunos tabloides habían realizado lucrativas ofertas a los residentes en la zona para lograr un acceso visual privilegiado a los interiores de la residencia consular aunque no lograron convencer a los vecinos de Hancock Park.

Los duques de Cambridge llegarán a Los Ángeles el viernes día 8, una jornada en la que participarán a un encuentro empresarial y una posterior recepción en la casa del cónsul.

El sábado viajarán hasta Santa Bárbara, al norte de Los Ángeles, para asistir a un encuentro de polo benéfico en el que tomará parte el príncipe Guillermo y en el que Catalina será la encargada de entregar el trofeo del vencedor.

Esa noche, la pareja acudirá a un evento en Los Ángeles para promover los jóvenes talentos británicos en Hollywood organizado por la Academia Británica de Cine y Televisión.

El domingo los duques mantendrán una comida privada con los miembros de organización benéfica por África Trust Tusk y visitarán en Los Ángeles el centro educativo Inner-City Arts para niños desfavorecidos y una feria laboral para militares retirados antes de volar rumbo a Reino Unido.