El general Oscar Naranjo, director de la Policía Nacional colombiana, afirmó el martes que su "instinto" y "experiencia" le indicaban que al máximo jefe de las FARC le quedan "pocas semanas" para caer ante la fuerza pública.

Unidades militares y policiales tiene meses centradas en la persecución de Guillermo León Sáenz, alias "Alfonso Cano", de 63 años, máximo jefe de las rebelde Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el domingo el presidente Juan Manuel Santos aseguró que por una diferencia de 12 horas, el cabecilla rebelde había logrado escapar de una operación castrense el 31 de junio.

Naranjo, en una entrevista con la radio Caracol, dijo que tales operaciones contra Cano son una "lucha contra la adversidad de la topografía, del clima" porque se dan en un área con montañas a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar, en el suroeste del país, y que es "del conocimiento histórico que tiene las FARC en esa zona".

Pero a pesar de la fallida operación de la semana pasada "me atengo a mi instinto, a mi experiencia...creo que le quedan las semanas contadas a este individuo, a este terrorista", aseguró el oficial, con 36 años en la policía y uno de los de mayor experiencia en el área de persecución e inteligencia en contra de distintos ilegales.

La semana pasada el "bombardeo estuvo muy próximo al campamento (de Cano) pero no impactó directamente el campamento", aseguró Naranjo.

Cano asumió el liderazgo del "secretariado", o jefatura de siete comandantes de las FARC, en el 2008 cuando la guerrilla informó del fallecimiento por causas naturales del fundador de ese grupo, Pedro Antonio Marín, mejor conocido con el apodo de "Manuel Marulanda Vélez" o "Tirofijo", por su certeza en los disparos.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares por datos que lleven a la captura de Cano, sobre quien pesan 119 ordenes de captura en Colombia por delitos como homicidio, secuestro y extorsión, entre otros.

El director de la Policía Nacional dijo también que el sábado pasado estuvo reunido en Bogotá con el ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010) para hablar sobre temas sobre la seguridad del ex mandatario porque "es una especie de secreto a gritos que las FARC tienen una verdadera obsesión y han aparecido múltiples planes de atentado" en contra de Uribe.

Aunque no dio detalles, Naranjo indicó que algunos de esos presuntos planes han sido encontrados en computadores y memorias USB decomisados en campamentos de abatidos jefes de las FARC, el más reciente Jorge Briceño, alias "Mono Jojoy", quien murió en un bombardeo en septiembre pasado.

Dijo además que por mandato del presidente Santos la policía permanece atenta a la seguridad del ex presidente, visto como un acérrimo enemigo de las FARC y bajo cuyo gobierno se propinaron los primeros y mayores golpes militares contra esa guerrilla.