Un informe de la Unión Europea indicó el martes que los inmigrantes indocumentados que trabajan como empleados del hogar en la UE son con frecuencia apaleados, abusados sexualmente y explotados al mismo tiempo que reciben una cantidad mísera del sueldo que les correspondería si estuvieran legalmente empleados.

La agencia con sede en Viena Derechos Fundamentales de la UE basó sus conclusiones en entrevistas con 72 empleadas y empleados del hogar de 28 naciones que trabajan ilegalmente en 10 países de la UE — Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Polonia, España y Suecia.

El informe destacó que debido a que esos trabajadores — generalmente mujeres — temen acudir a las autoridades, se ven despojados de sus "derechos más fundamentales".

El informe destacó los "relatos estremecedores sobre el abuso de los derechos fundamentales de los empleados domésticos".

Recomendó inspecciones de trabajo más amplias en los hogares y aumentar las cuotas de inmigrantes donde haya carestía de esa mano de obra.