Francia y España animaron hoy a los países de la ribera sur mediterránea que viven la llamada "Primavera Árabe" a proseguir con los procesos de democratización emprendidos en algunos de esos estados.

Los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Alain Juppé, y de España, Trinidad Jiménez, expresaron el apoyo de sus gobiernos a esos procesos durante el acto de toma de posesión del diplomático marroquí Youssef Amrani como nuevo secretario general de la Unión por el Mediterráneo (UpM).

A la ceremonia, que se celebró en el Palacio de Pedralbes de la ciudad española de Barcelona (noreste), sede de la UpM, asistieron también los ministros de Exteriores de Marruecos, Taïb Fassi, y de Egipto, Ahmed Fathallah, así como el presidente regional de Cataluña, Artur Mas.

Amrani sustituye al frente de la UpM al jordano Ahmad Masadeh, quien renunció al cargo el pasado 26 de enero, tan sólo un año después de haberlo asumido, y frustrado por la falta de recursos financieros para poder desarrollar los proyectos previstos.

Durante la toma de posesión, el nuevo secretario general expresó su implicación "total" para fortalecer el denominado Proceso de Barcelona y contribuir a que la zona mediterránea sea "próspera", teniendo en cuenta el contexto actual de reformas, en el que ve necesaria una cooperación "efectiva".

La Unión por el Mediterráneo nació en 2008 para dar una cobertura institucional al proceso euromediterráneo iniciado en 1995 en Barcelona.

La ciudad española fue designada sede del secretariado permanente, en la conferencia que celebraron en noviembre de 2008 en Marsella los ministros de Asuntos Exteriores de los países 43 que integran la organización.