El general retirado Fernando Matthei, exjefe de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), negó hoy ante un juez conocer los nombres de los pilotos que bombardearon La Moneda el 11 de septiembre de 1973, durante el golpe militar que terminó con el Gobierno socialista de Salvador Allende.

Matthei, de 94 años, compareció durante una hora en la sede de la Guarnición Aérea de Santiago ante el juez Mario Carroza, de la Corte de Apelaciones de Santiago, que investiga la muerte del mandatario.

La investigación surgió de una de las más de 700 querellas presentadas hace algunos meses ante la Justicia chilena, para aclarar casos relacionados con eventuales violaciones a los derechos humanos que no han sido indagados anteriormente por la Justicia.

Allende, según la versión más difundida, incluso por testigos presenciales, se quitó la vida en su oficina, mientras La Moneda (sede de Gobierno) ardía por los cuatro costados, pero también hay versiones que aseguran que fue acribillado por los militares o que alguno de sus colaboradores le disparó un tiro de gracia.

La senadora Isabel Allende, hija del extinto presidente, señaló hoy a los periodistas que es importante que el general Matthei pueda entregar toda la información que posea "porque estamos viviendo un proceso histórico donde Chile quiere conocer su verdad".

"El bombardeo a La Moneda fue algo brutal que simbolizó lo que fue la dictadura que partió justamente con el bombardeo a un edificio donde no solo estaba el presidente de la república sino que médicos, colaboradores, trabajadores en fin; y claramente cuando uno bombardea tiene una intención evidente de una gran violencia y brutalidad", sentenció.

La legisladora recalcó en la importancia que Chile conozca la verdad. "Yo creo que él debiera estar a la altura de las circunstancias y señalar lo que sepa", indicó.

"Resulta difícil imaginarme que un ex comandante en jefe, que en ese momento (el 73) no lo era, pero que después asume, no sepa efectivamente quiénes fueron los pilotos que bombardearon La Moneda, eso daría pie a imaginarse lo que se ha señalado mucho como rumor, el que probablemente exista una intención de no entregar nombres como una cierta complicidad", dijo la hija del exmandatario.

En opinión de la senadora, el juez Carroza está en todo el derecho de hacer las consultas que estime pertinentes "y que no solo la familia sino que el país merece la verdad y, por lo tanto, hay que entregar toda la información que sea posible. Aquí no hay nadie que esté por encima de la Justicia", apostilló.

La sede del Ejecutivo chileno fue bombardeada por cazabombarderos Hawker Hunter de la Fuerza Aérea y por tanques del Ejército, lo que precipitó el desenlace del golpe, que fue encabezado por Augusto Pinochet.

Al término de la diligencia, Matthei, primer miembro de la Junta Militar que reconoció el triunfo de la oposición a Pinochet en el plebiscito del 5 de octubre de 1988, aseguró a los periodistas que desconocía los nombres de los pilotos y que no tenía por qué saberlos.

"Saber es una cosa, el tener la responsabilidad sobre eso también es una cosa, pero escuchar rumores... ¿usted cree que eso es saber? (...) Nadie me dijo nunca que él había participado y el general (Gustavo) Leigh nunca me dio cuenta de quiénes eran los nombres", precisó Matthei.

Matthei desligó cualquier tipo de responsabilidad sobre la decisión de atacar la sede del Ejecutivo al general Augusto Pinochet.

"El general Pinochet no tenía nada que ver con eso. El ataque fue mandado por la Fuerza Aérea. De eso no puede caber duda. Yo no habría dado la orden de atacar La Moneda, pero tampoco yo estaba acá", sentenció.

En la fecha del golpe, Matthei era agregado aeronáutico en la embajada chilena en Reino Unido y fue nombrado comandante en jefe de la FACH en 1978, luego de la destitución de Gustavo Leigh, quien se enemistó con Pinochet.

La comparecencia de Matthei ante el juez fue solicitada por el abogado Roberto Ávila, que representa en el caso al Movimiento del Socialismo Allendista, sobre la base de una publicación periodística que citó a Matthei señalando la existencia de un juramento en la FACH para no entregar los nombres de los pilotos.

También el pasado 17 de mayo el jefe del Estado Mayor de la FACH, general Wolfram Celedón, respondió a una consulta del juez Carroza asegurando que la institución no disponía de esa información.