Brasil y España comenzarán a trabajar en un vasto programa de cooperación tecnológica que abarcará desde el gobierno y la administración electrónica hasta la sanidad digital, dijo hoy el secretario de Estado español para las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, Juan Junquera.

"Percibimos que Brasil cuenta con España como socio tecnológico estratégico" para la creación de un sistema de sanidad electrónica y también para el desarrollo de proyectos similares en otros ámbitos, declaró a Efe Junquera después de una reunión con autoridades del Ministerio de Planificación en Brasilia.

Junquera, quien empezó el lunes una visita de cuatro días a Brasil, afirmó que en los contactos que ha tenido con autoridades de este país se ha visto "sorprendido" porque los "lazos de cooperación que se pueden establecer" en el área de tecnología de la información "van más allá de lo que se puede imaginar".

El secretario de Estado español dijo que, en lo inmediato, esos planes de cooperación apuntarán, además de al área de sanidad, al urbanismo, el turismo, la transparencia de la información pública, el gobierno y la administración electrónica y la planificación.

Asimismo, España puede colaborar en la creación de un "portal común para municipios" brasileños, que contaría con software y otras herramientas abiertas a todos los usuarios, lo que permitiría abaratar su implantación y gestión posterior.

Junquera declaró que, en todos esos planes relacionados con la sociedad de la información, Brasil tiene urgencias directamente vinculadas a su condición de sede del Mundial de fútbol de 2014 y de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

España, por su parte, "es un país fuerte en tecnología de la información", un sector que "quiere convertir en el segundo motor de su economía", por lo que las bases para una sociedad con Brasil en esa área "ya están sentadas", afirmó.

Según Junquera, quien en los próximos dos días se entrevistará con autoridades del estado y la ciudad de Sao Paulo, la intención es diseñar y poner en marcha planes de cooperación en los que "deberá haber empresas españolas, pero también brasileñas".