Las maniobras militares más recientes de Irán han incluido disparos de prueba relumbrantes de misiles, como era previsible, y un vistazo inesperado a silos subterráneos de lanzamiento, como parte de un alarde que tiene un objetivo evidente: promover lo "Hecho en Irán".

El exhibicionismo militar con tecnología propia por parte de Irán es más fuerte que nunca: Teherán parece querer mostrar que las sanciones de Naciones Unidas no menguarán sus esfuerzos para mantenerse a la par con los aliados de Estados Unidos en el Golfo Pérsico — encabezados por Arabia Saudí — que están saturados de armamento del Pentágono y adoptan una postura cada vez más intransigente hacia Irán.

Las maniobras militares que concluirán el jueves después de 10 días también contribuyen a la propaganda de Irán de que avanza en su autosuficiencia en otros campos, como equipo para fabricar combustible nuclear y en sus planes para formar parte del grupo de países que efectúan exploraciones espaciales.

Hay poca evidencia directa sobre la cantidad del arsenal militar de Irán construido con tecnología propia.

Sin embargo, diversos analistas de defensa destacan que los ingenieros iraníes han dedicado décadas a copiar y modificar diseños obtenidos del extranjero, como los misiles No-Dong norcoreanos y baterías de defensa basadas en el sistema ruso S-300 y los misiles Hawk estadounidenses comprados antes de la Revolución Islámica de 1979.

"Irán ha tenido una curva larga de aprendizaje", dijo Theodore Karasik, experto en asuntos regionales en el Instituto para el Cercano Oriente y Análisis Militar del Golfo, con sede en Dubai.

"Sin embargo, en comparación con hace cinco o 10 años, Irán al parecer ha logrado avances importantes. Tal vez no sea totalmente autosuficiente en sus necesidades de defensa, pero avanza en esa dirección", agregó.

Las autoridades iraníes aseguran que han alcanzado esa etapa. El ministro de Defensa, general Ahmad Vahidi, dijo que las maniobras militares actuales muestran la futilidad de las sanciones de Naciones Unidas impuestas ante la negativa de Irán a suspender el enriquecimiento de uranio.

Irán asegura que posee misiles con un alcance de hasta 2.000 kilómetros (1.240 millas) que podrían llegar a Israel, bases de Estados Unidos en el Golfo y regiones de Europa.

___

Murphy reportó desde El Cairo.