El uruguayo Pablo Cuevas, que lleva seis semanas alejado de las pistas por una lesión, prometió hoy jugar el próximo viernes en la primera jornada de la final de la Zona I Americana de la Copa Davis contra Brasil, pero no es seguro que pueda disputar toda la serie.

"Ojalá pueda estar para los tres días y en principio sigo trabajando para estar el viernes a primera hora, o a segunda hora, cuando me toque jugar", afirmó el número 54 del mundo y líder de la selección uruguaya, en una rueda de prensa en el Carrasco Lawn Tennis Club de Montevideo, donde se disputará la eliminatoria.

En declaraciones a Efe tras el acto, Cuevas explicó que lleva días realizando sesiones de magnetoterapia y trabajos en la cámara hiperbárica para recuperarse del edema óseo que padece en el cóndilo de la rodilla derecha, del que se resintió el pasado 23 de mayo.

Ese día tuvo que abandonar en la primera ronda de Roland Garros cuando perdía por 4-6, 6-3, 6-2 y 3-1 contra el croata Antonio Veic.

El dolor se había iniciado en las dos rodillas, operadas ambas del menisco con anterioridad, pero es la diestra la que más le estaba doliendo desde el Masters 1000 de Roma.

Esta circunstancia no va a ser, sin embargo, un obstáculo para que Cuevas intente dar lo mejor de sí mismo en una competición que considera especial.

"No estoy como me gustaría estar por esa falta de competencia, pero en una Copa Davis hay un montón de cosas que a uno le dan fuerza y espero sacar todas esas cosas para poder estar en lo máximo que pueda dar este fin de semana", añadió.

Consultado por el líder del equipo brasileño, Thomaz Belluci, número 34 del mundo, recordó que fue uno de sus últimos rivales antes de lesionarse, cuando lo derrotó en Estoril, un torneo en el que el uruguayo llegó a semifinales, donde fue derrotado por el argentino Juan Martín del Potro.

"Quedó para mi el partido pero no quiere decir que sea un rival fácil ni mucho menos. Es un gran rival. El hecho de jugar de local puede ser bueno para mi pero hay que estar jugando muy bien", reflexionó.

Por su parte, el número dos uruguayo y actual 367 del mundo, Marcel Felder, dijo que la eliminatoria "va a ser muy confrontada y luchada", porque los brasileños "tienen un equipo bastante bueno".

"Lo más difícil de ellos es Belluci, el ránking lo dice, está treinta del mundo, y es el que mejor juega", advirtió.

El capitán del conjunto uruguayo, Enrique Pérez Cassarino, anunció que, además de Cuevas y Felder, ha convocado a Martín 'Bebu' Cuevas, 634 y hermano de Pablo, y a Ariel Behar, 1003.

El equipo brasileño, que tiene una ventaja de 8 a 1 en los enfrentamientos entre los dos países (solo perdió en 1978), se encuentra desde el pasado fin de semana en Montevideo y sus componentes ofrecerán una rueda de prensa el jueves, con motivo del sorteo de los partidos de la serie.

De acuerdo a lo dispuesto por el capitán Joao Zwetsch, el cuadro visitante estará integrado por Thomaz Bellucci (34 de la ATP), Bruno Soares (22 en dobles), Joao Olavo Souza (120) y Rogério Dutra da Silva (135).

El vencedor de la confrontación ganará un puesto en la repesca de acceso al grupo mundial de la Copa Davis.